Limpieza de bicicletas con la limpiadora de alta presión

Limpieza de bicicletas con la limpiadora de alta presión


18 de August, 2015

Una limpieza regular es a las bicicletas lo que el inflado a los neumáticos. No solo contribuye a cuidar el exterior de la bicicleta, sino también a conservar su valor. La forma más rápida de limpiar la bicicleta es con la limpiadora de alta presión. Tras unos pocos minutos ya se consigue un resultado de limpieza muy bueno.

Instrucciones para el usuario paso a paso:

Paso 1: Un soporte de montaje proporciona un apoyo seguro. Alternativamente, la bicicleta también puede apoyarse en un seto.

Paso 2: En caso de suciedad incrustada, resulta de ayuda un detergente. Simplemente hay que pulverizarlo sobre la bicicleta y dejarlo actuar.

Paso 3: Se emplea la boquilla de chorro plano. Cuando sea posible, hay que ajustar la presión del agua a un tercio de la potencia total. Si no se puede regular la presión, se consigue el mismo efecto con un poco más de distancia.

Paso 4: Para ver fácilmente dónde se ha limpiado ya, se limpia de abajo arriba. La lanza de alta presión se apunta siempre inclinada desde arriba sobre la bicicleta. Debe mantenerse una distancia de unos 30 cm.

Paso 5: Con el chorro plano puede trabajarse de forma muy precisa. No hay que dirigir el chorro directamente al cojinete, al amortiguador ni, en caso de una bicicleta eléctrica, a las conexiones eléctricas.

Paso 6: Una vez desprendida la suciedad, puede aclararse toda la bicicleta. Si también se limpiaron la cadena y el grupo de conexión, es importante volver a engrasarlos.

Paso 7: Si queda una fina película gris en el bastidor, resulta de ayuda un cepillo de lavado. Conectado a la limpiadora de alta presión, con él vuelve a surgir el brillo original del bastidor.